PALABRAS

"Una mirada lo cambia todo: la perspectiva, la luz, la sombra, el verso... la palabra."

Ángel inquieto

Hace 8 días / Relatos / 0

Fecha de publicación: 1 de noviembre de 2018

MI ÁNGEL INQUIETO

Cristina Mª Menéndez Maldonado

Nº Prop. Intelectual: 1811058949284

 Para mi amiga Manoli, siempre en mi recuerdo, que ahora es mi ángel guardián. 

Se donde estás. Allá arriba, tocando las nubes, jugando con la bruma…

He visto tus huellas color de luna y siento tu mirada, cuando escondida tras una estrella contemplas mis días.

Ahora lo se, ahora se que te has marchado para danzar sobre los vientos y robarle al alba su más hermoso despertar…Y se que espías mis tropiezos, que alientas mi miedo y mi derrota, que celebras conmigo los triunfos, igual que siempre...

Sigues ahí cuando amanece, dorada y joven, pintando de brisa tus labios, peinando de luz tus rojizos cabellos. Me parece estar oyendo tu risa, ¡cuánto nos reíamos juntas! ¿Te acuerdas?

De puntillas persigues el rastro del alba, bañando tus pies en los lagos del este, y allá donde descansa el mundo, nudo invisible, tus manos encuentran la esencia de la belleza. Toda tú ahora percibe y se empapa de vida; esa vida que un día se negó a seguir camino.

Después tu esencia perfumada de cielo y ese sol que acaricia tus alas, te devolverán intacta al lugar donde manan los sueños. Recuerda que te quiero feliz, no lo olvides...Ese es mi consuelo, soñarte dichosa a rabiar, aunque yo rabie con tu ausencia. 

¡Qué solitaria resuena mi voz en la penumbra ahora! ¡Y qué pequeños mis pasos…!

Como un niño trato de alcanzar el cielo, tocarlo con los dedos, asomarme a tu guarida para preguntarte, para escucharte y que me aconsejes, como cuando vivías…Sigo guardando tus sueños conmigo, esos sueños que no pudiste cumplir... 

Muchas veces me pesa tu ausencia y me enfado, pero entonces me regalas un amanecer hermoso, ese que tú ahora respiras todos los días, por encima de las nubes negras, en esa rabiosa felicidad en la que te imagino...

Se que me hablas en el silencio, ese es nuestro idioma, la letra de tus cartas...Siempre fuiste mi ángel inquieto, sabes que te quiero.