PALABRAS

"Una mirada lo cambia todo: la perspectiva, la luz, la sombra, el verso... la palabra."

Ariadna. Sacerdotisa de la Diosa en la Tradición de Iberia

Hace 10 meses / BLOG LOS ZAPATOS ROJOS DE DOROTHY / 0

Fecha de publicación: 20 de enero de 2017

El pasado 20 de enero de 2017, "Los zapatos rojos de Dorothy" recibió  la visita de Ariadna, Sacerdotisa de la Diosa en la Tradición de Iberia, que nos contó en primera persona cómo ha sido su búsqueda para descubrir a la Diosa. 


 «Siempre me ha parecido gracioso que se venere a las diosas mientras que en la vida cotidiana , a las mujeres se las relega a una posición secundaria y se las considera inferiores.»

Frase de Doris Lessing elegida por Ariadna.  

«Una verdadera concepción de la relación entre los dos sexos no debe de admitir los conceptos de conquistador y conquistado, debe suponer solo esta gran cuestión: darnos sin límites con el objetivo de hallarnos más ricos , más profundos y mejores.»

Frase de Enma Goldman 1906 Elegida por Ariadna. 

¿Cómo resumir toda una vida de búsqueda y descubrimiento de la Diosa? Cuando echo una mirada atrás y veo lo que ha sido mi vida, no me cabe duda de que “Ella” ha estado guiando mis pasos. Todo lo que he respirado desde niña es un amor por la tierra, por tradiciones antiguas, una espiritualidad natural que me fue transmitida por mi madre y sobre todo por mi abuela. Siendo muy pequeña se despertó en mi un amor por los libros, sobre todo de historia y vidas de mujeres, ya mi personalidad se decantaba por los autores románticos, sobre todo por escritoras como las hermanas Brönte, Jane Austin, etc, hasta que a los 12 años cayó en mis manos mi primer libro de magia: “Diario de una bruja” de Sibyl Leek, ¡!!!que resultó ser una bruja!!!Fue en ese momento cuando comprendí que no solo la magia existía en los cuentos que me habían contado mi madre y mi abuela, la magia seguía viva y yo quería aprender a hacer magia, quería ser una Bruja. Fui devorando libros y libros, hasta que crecí y descubrí el mundo del yoga y la meditación, ahí realmente comenzó mi adiestramiento espiritual, me hice vegetariana y comenzó un trabajo más profundo de descubrimiento personal y tuve un gran maestro. Hubo un parón en mi vida espiritual para dejar paso a la maternidad, y años después cuando abrí mi librería, conocí a una mujer maravillosa y de su mano entré en un Coven de brujas. Fue en ese momento cuando apareció ELLA; a través de la lmagia conocí a la Diosa, y la tradición celta. Poco después comencé la iniciación en Reclaiming que es una organización fundada por la activista Starhawk, en la que no solo aprendes magia sino que la complementas con activismo feminista, político y ecología. Pero el momento más importante y trascendente para mí, después de toda la búsqueda y transformación personal, fue sin duda, cuando ingresé en la Escuela de Misterios de Iberia. A partir de entonces todo lo que había leído, todo lo que había experimentado, todo comenzó a tener la forma y el sentido adecuado. Al final de todo el camino estaba ELLA, siempre ha sido ELLA quien me había puesto en el sendero experiencias, maestros que me dieron confianza, el conocimiento y el amor suficiente para no desfallecer, porque la Diosa estaba aguardándome, como está aguardando paciente a que la descubramos todos. En mi caso se llama Iberia, me siento muy orgullosa de ser sacerdotisa de la tradición Íberocelta, de pertenecer a esta tierra llena de magia y misterios, de una historia increíblemente rica en matices y contrastes, una cultura que un día no muy lejano honró esta tierra dorada por el sol, lugar donde estaba el jardín de las Hespérides, unos la llaman Iberia en honor de la Diosa y otros Hispania en honor a su hijo predilecto Hércules, y otros la llamaron el Edén…

1.-Como sacerdotisas o brujas ¿qué sentís que necesita el mundo hoy en pleno siglo XXI? ¿Está marcado este siglo XXI por un retorno a lo femenino? ¿Cómo definirías ese retorno y por qué es necesario? 

Siento que de alguna manera el mundo necesita rescatar la conexión con la Tierra. Como un ser vivo, no para usarla y explotarla, sino para aprender de ella; su generosidad sin límites, su capacidad de transformación y renovación. El hombre está en plena transformación pero aún no sabe qué hacer con ese ser emergente y hacia dónde debe ir. Creo que tenemos a nuestras espaldas mucha historia de destrucción y muerte y de la increíble capacidad que tenemos de resurgir de nuestras propias cenizas. Hoy no vengo a hablar de los problemas del mundo, hoy quiero apelar a ese ser superior que todos tenemos, hoy quiero hablar de ese nuevo hombre y esa nueva mujer que son conscientes de que deben caminar por el mundo en completa igualdad, compartiendo y aprendiendo juntos, dejando atrás viejos patrones que están caducos. Eso empieza por dejar de pensar que como especie somos la especie dominante para ser la especie más sabia. Dejando atrás el individualismo que ha hecho enfermar a la sociedad dejándola sola y aislada sustituyéndolo por un concepto de vida en tribu, apoyándonos los unos a los otros y aprendiendo a repartir de forma equitativa los recursos con una mayorconciencia y responsabilidad en el tratamiento de los recursos naturales que es nuestro medio para la vidaSí, sin duda el siglo XXI está marcado por un retorno a lo femenino. Está demostrado que el sistema patriarcal que domina el mundo está condenado a su extinción, no pretendamos morir con él. Creo que muchos de nosotros ya estamos muy cansados de que nuestro entorno, la sociedad en la que vivimos y educamos a nuestros hijos siga insistiendo en ese modelo excluyente; precisamente porque tanto el hombre como la mujer ya hace tmucho tiempo están sufriendo una transformación profunda en la que tanto el modelo de pareja, de familia, incluso la espiritualidad y por lo tanto el modelo social y económico exige un cambio. Volver a lo femenino no significa sustituir un modelo patriarcal por uno matriarcal, creo que esto sería demasiado simple, si se quiere seguir alimentando el enfrentamiento; volver a lo femenino es, si se me permite la comparación, dejar el rol de guerrero conquistador y vencedor por el rol de sacerdotisa, por un lado más espiritual, más filosófico, más animista, en el cuál las artes, la cultura y el conocimiento fuera el factor predominante. Volver a lo femenino es volver a la energía del amor, del respeto, de al igualdad, de vivir sin jerarquías que esclavizan al ser humano; es simplemente respetar el equilibrio natural de las cosas.  


2.-¿Qué aporta hoy una sacerdotisa de la Diosa a mujeres y hombres de hoy?

Ante todo aporta una forma de sanar las heridas producidas precisamente por el sistema patriarcal en el que vivimos. Se ofrecen herramientas para que cada uno pueda conocerse a sí mismo y acceder de una forma segura a sus sombras, no para vencerlas, sino para reconocerlas, reconectar con su propia esencia y poder sanar y liberarse. A través de rescatar ceremonias y rituales de paso se ayuda a que las mujeres y hombre que se acercan a nuestra tradición, conecten con la Diosa a través de al conexión a través de ellos mismos con los ciclos de la tierra y del universo y sean conscientes de forma saludable de sus propios cambios apoyados y acompañados por toda la comunidad de la Diosa. De esta manera se construye un sentimiento de arraigo, de pertenencia a algo mucho más grande, a través de lo sagrado.

3.-¿Cuál es vuestro mensaje al mundo y que creéis que hace falta despertar hoy en las mujeres y hombres de toda condición, estatus, religión, creencia, profesión, etc...?  

Nuestro mensaje es que todos y cada uno de nosotros llevamos a la Diosa en nuestro interior. El camino de descubrimiento de la Diosa comienza por uno mismo a aprender a decir NO. Se acabó el tiempo del "buenismo", ya no necesitamos ganar el cielo, lo tenemos aquí en la tierra; hemos venido a este mundo a aprender y a disfrutar del camino todos juntos. La Diosa tiene voz y habla a través de nosotros cada vez que decimos NO a la desigualdad, a la injusticia, No a la matanza indiscriminada de animales, a la explotación salvaje de los recursos naturales; cuando decimos NO a la violencia, NO a la homofobia, NO al radicalismo. La Diosa nos dice que riamos como niños, que nos amemos más, que salgamos del inmovilismo y de la comodidad de nuestras zonas de confort para cambiar el mundo. Porque todos unidos podemos hacer magia. Cada uno despertará a la Diosa que lleva dentro a su manera, lo bueno de esto es que no hay una fórmula única, despertará a su manera, y la hallará en un amanecer en el desierto, en una noche clara de luna, en la profundidad de una cueva, en la cumbre de una montaña, en la espesura de un bosque y en el frescor de un manantial, o en los rostros de las personas amadas, en al cocina de la casa frente a una mesa llena de comida y seres queridos alrededor…Ella está esperando pacientemente, pues nunca se fue. La Diosa es el hilo conductor que nos lleva a nuestros orígenes como humanidad, es la que nos conecta con nuestros ancestros y con los hombres y mujeres que vendrán mañana. Hagamos que las futuras generaciones sigan teniendo un lugar maravilloso para vivir, que estén libres de heridas y sean individuos íntegros que acepten con naturalidad los cambios y transformaciones porque eso forma parte de estar vivos.