PALABRAS

"Una mirada lo cambia todo: la perspectiva, la luz, la sombra, el verso... la palabra."

En estos días nos ha visitado un gnomo...

Hace 7 meses / Relatos / 0

Fecha de publicación: 8 de diciembre de 2019

Lo descubrí hace unos días, escondido bajo miles de adornos de Navidad en una tienda de mi barrio y sentí el impulso de llevarlo a casa. Apenas costó 7,50€. Un precio bajo para un gnomo sabio como Baleem. Si, se llama Baleem y me recordó al personaje de una novela juvenil que estoy escribiendo. Una de esas mágicas señales que ocurren en mi vida y que ponen una chispa de luz en mi camino como escritora. Baleem, el gnomo sabio me recordó que tengo que volver a retomar mis proyectos literarios, aparcados por temas de salud de varios familiares y un nuevo trabajo que surgió hace algunos meses. Ahora que he dejado atrás un año lleno de dificultades, con muchos altibajos, con decepciones y dolor a la espaldas, espero y deseo que todo empiece a fluir de verdad. Baleem llega de algún modo como una canción de paz, de alto en el camino, de lucecita que me recuerda que necesito volver a vivir hacia dentro de mi misma. Y espero hacerlo en estos días de Navidad, despacito pero con buena letra. 

Todas las fotos de Baleem y del petirrojo son de Gerson A. de Sousa.

El proyecto en el que estoy trabajando surgió en el nacimiento del río Urederra en Navarra en octubre 2017, un lugar mágico en el que conecté de forma especial con la naturaleza del lugar, "el agua", los pájaros, piedras , los árboles, el río. Fuimos en esa ocasión y también en verano.



Un petirrojo nos salió al encuentro en varias ocasiones en nuestro recorrido, una de las cuales estábamos hablando de ellos...

Fue tan potente este encuentro que nos dejó sin aliento. Y en el camino de vuelta, que desee con todas mis fuerzas encontrar una piedra mágica, a ser posible con forma de cabeza de serpiente, cogí una piedra que me llamó la atención y no me di cuenta de su forma hasta después...Esta es la piedra...

El dibujo lo hizo Tomás Gil. Imagináos mi asombro cuando me di cuenta de la forma que tenía la piedra y que Tomás me hizo ver, más aún con su dibujo. La serpiente, contrariamente a lo que las religiones nos han hecho creer, es símbolo de sabiduría. Es el ouróboros del eterno retorno, es la transformación y el renacimiento. Y en este viaje yo sentí esa renovación y estoy segura de que me preparó para las duras pruebas con las que me he enfrentado últimamente...

Volviendo al gnomo sabio Baleem, personaje que estoy desarrollando en mi proyecto, esta misma mañana ha insistido en acompañarnos por el parque de mi barrio, Pradolongo, que está en obras y está quedando precioso y en el que le hemos fotografiado caminando, escuchando el sonido de los pájaros y oliendo las flores de este otoño lluvioso. Baleem tiene una gran nariz y un gran olfato. 

El parque estaba luminoso hoy por la mañana, con algo de bruma, y los caminos repletos de hojas, muchas de ellas amarillas, como el camino de de la felicidad. 

Recorrimos senderos, escuchamos el crujir de las hojas y el sabio Baleem nos contó muchas historias del lugar de donde viene, que no puedo revelar pues es parte del proyecto en el que estoy metida desde hace muchos meses.  Baleem disfrutó mucho en el estanque, escuchando a las gaviotas, viendo a los patos, entre las hojas, en los caminos a con olor a tierra mojada...

   

    

A Baleem le encanta caminar y subirse a los árboles...

En nuestro paseo nos dimos cuenta de algo maravilloso. En Pradolongo están haciendo un camino de baldosas amarillas...¿Os lo podéis creer?  Y por supuesto Baleem lo recorrió para dejar su magia en él. 

 

No será la última vez que volvamos con Baleem al parque. Ha dicho que quiere quedarse a vivir con nosotros una larga temporada y que nos ayudará en nuestros proyectos. Así podré retomar la novela juvenil y continuaremos con el montaje del documental que estamos haciendo y en el que estamos embarcados desde enero de 2018. Un proyecto en el que hemos tenido muchísimos problemas, que nos ha supuesto a Gerson y a mi un reto personal, profesional y económico en un momento que no estábamos bien ni en lo familiar, ni en lo profesional ni en lo económico...Son pruebas que nos pone la vida para que demostremos nuestro compromiso con lo que hacemos, a pesar de aquellas personas que se han quedado en el camino abandonando compromisos adquiridos, a pesar de los obstáculos que nos  hemos encontrado, a pesar de la desesperación que nos ha pisoteado el corazón muchas veces... Pero aquí estamos, cueste lo que cueste, porque creemos en lo que hacemos, a pesar de todo y de todos.

¡Qué así sea y así será!


Gracias amigo Baleem por tu mágica visita

Próximamente volveremos para recorrer el laberinto que están preparando en el parque de Pradolongo (Usera)  y que está quedando precioso. La mejora de este parque de Madrid está dentro de una iniciativa "Pradolongo se mueve" que podéis conocer más a fondo AQUÍ