PALABRAS

"Una mirada lo cambia todo: la perspectiva, la luz, la sombra, el verso... la palabra."

Esther de Eusebio. Sencillamente, vivir

Hace 4 meses / BLOG LOS ZAPATOS ROJOS DE DOROTHY / 0

Fecha de publicación: 24 de febrero de 2017


«Lo que tenga que ser será»

Mi nombre es Esther y soy una persona sencilla, con sueños y propósitos cada vez más sencillos. Tengo una familia pequeña, pero muy grande, mis dos pequeños adolescentes que son lo más importante de mi vida,  mi hermana que me da paz, su chico que vive lejos pero siempre está cerca,  Tara nuestra perrita y un Ángel que nos cuida a todos desde el cielo.    

1.- En tu vida profesional ¿Te sientes realizada, a gusto? ¿Cómo has llegado hasta dónde estás siendo madre coraje? ¿A qué has tenido que renunciar por algo que considerabas más importante?      

Trabajo porque no soy rica y para mí la vida laboral es un medio, no un fin. Profesionalmente me dedico al trabajo administrativo y mi sector siempre ha sido la industria farmacéutica. Tras muchos años de trabajar en grandes multinacionales, he terminado en lo que se llama una “start-up”,  y por primera vez en muchos años disfruto con mi trabajo y me siento parte activa de un proyecto nuevo, bonito y auténtico. A lo mejor con el tiempo este espíritu se pierde, a lo mejor no, a lo mejor mi vida da un vuelco y me voy a vivir cerca del mar rodeada de “perreles”, vete tú a saber, para qué me voy a preocupar, lo que tenga que ser, será. Estoy aprendiendo a vivir al día, a no tener “pre-ocupaciones”, a ocuparme de lo que requiere mi atención justo ahora sin anticipar, a soltar lo que no aporta y a rodearme de personas que suman.    

"Madre coraje",  es una expresión que no me gusta nada y espero que un día deje de existir. En definitiva cada uno está donde quiere estar y hace lo que quiere hacer. Yo me he querido encargar de mis hijos y por eso lo he hecho, si no hubiera querido pues mi vida hubiera sido otra, no va implícito en el concepto de madre, hay madres que no se encargan de sus hijos y padres que sí, y viceversa y a veces no se encarga nadie. Muchas veces me han y me he puesto esa etiqueta de "madre coraje" y es un planteamiento equivocado, con el tiempo me he dado cuenta que no había necesidad, que me he ofuscado en hacerlo todo sola sin pedir ayuda y esto a veces me ha llevado al límite, tal vez por querer demostrar que yo sola podía con todo. Rara vez estamos solos, sólo hay que dejar el ego a un lado y mirar a nuestro alrededor. Estoy donde estoy y soy lo que soy gracias a todo lo que he vivido, lo bueno y lo malo, he aprendido a valorarlo.  Creo que esto siempre lleva implícito un reproche hacia los demás, culpamos a otros o a las circunstancias de lo que quisimos hacer y no hicimos, para no enfrentarnos a que, en definitiva, nosotros somos los únicos responsables. Si realmente lo consideras más importante entonces no hay renuncia, es una elección ¿no?   Yo siempre había pensado que había hecho grandes sacrificios en mi vida, me recreaba en esa imagen de madre coraje heroína que había sacrificado sus sueños por cuidar de su familia, podía haber terminado mis estudios, me podía haber ido al extranjero, podía haber escrito un libro, podía haber viajado por todo el mundo….  Hace poco he empezado a aceptar que todas las decisiones que he tomado en vida la he tomado yo, nadie más y si yo hubiera querido realmente hacer todas esas cosas las hubiera hecho, así de simple.   Y ahora valoro lo que tengo, lo que he aprendido, me siento orgullosa, y veo un camino por delante y mucho que aprender, esto me hace sentir viva. Ahora tengo la certeza de que si quiero hacer algo sólo depende de mí. Y si no lo hago yo soy la única responsable.

 

«Esther y su familia»

2- Entre tus aficiones, la escritura, ¿cómo te hace sentir?¿Crees que las mujeres lo tenemos más difícil a la hora de compaginar la vida con nuestras aficiones? ¿Por qué?  

Siempre me gustó escribir, pero hacía siglos que no escribía, me decía a mí misma que era porque no tenía tiempo, porque estaba muy cansada, porque estaba bloqueada…  en definitiva porque no quería, vamos. En esta vida todo tiene su momento, y ahora como me gusta escribir y realmente quiero hacerlo pues me he apuntado a un curso, muy alternativo la verdad, cero académico,  y estoy empezado a escribir muy poquito a poco. Me siento como una olla a presión cuando empieza el "pirulillo" ese a dar vueltas y a soltar el vapor…. Este debía ser el momento, había que empezar a soltar presión o la cabeza me iba a estallar. Me siento bien. La respuesta es clara, sí, aunque creo también que las mujeres nos lo ponemos más difícil a nosotras mismas, nos cargamos con la responsabilidad en solitario cuando otros la eluden, por eso vamos como vamos, vida profesional, trabajo en casa, hijos... no tenemos vida propia, ni aficiones, ni tiempo para soñar, sacrificadas, “madres coraje”. Desempeñamos un papel que al resto de la sociedad le va de perlas.  

Sinceramente creo que el error lo comentemos nosotras, yo la primera, nada cambiará hasta que dejemos de asumir la responsabilidad que debían de asumir los hombres cuando ellos se desentienden, en este sentido, la verdad es que creo que un poco de "gen masculino" no nos vendría mal hasta que se equilibrara un poco la balanza.  

3.-¿Cuáles son tus proyectos futuros en tu vida y en tu profesión? ¿Tus sueños?  

Como he dicho antes procuro no anticipar demasiado. En mi trabajo ahora estoy feliz, y no me preocupa nada más. En mi vida personal también estoy feliz. Quiero seguir escribiendo, porque me hace sentir bien. Y sigo eligiendo ocuparme de lo que para mí es mi vida, es decir de mi familia y mis amigos. En un futuro me veo viviendo cerca del mar, escribiendo y paseando por la playa con uno o varios "perreles".