PALABRAS

"Una mirada lo cambia todo: la perspectiva, la luz, la sombra, el verso... la palabra."

Isabel Delgado. Poesía, un viaje simbólico

Hace 5 meses / BLOG LOS ZAPATOS ROJOS DE DOROTHY / 0

Fecha de publicación: 18 de febrero de 2017

  «Luz, luz…más luz» (Goethe)  

Estudié Psicología  por mi enorme deseo de conocer al ser humano, “la  medida de todas las cosas”, y porque creo cierto aquello que estaba escrito en el templo de Apolo, en Delfos: “Conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los dioses”. Pienso que la tarea más importante del ser humano  es el conocimiento interno que  lleva a la evolución personal.   Como complemento a mi carrera me pareció importante hacer también el Máster de Psicoanálisis y Filosofía de la Cultura, con objeto de tener una visión de la influencia de la dinámica psíquica y su relación con la cultura y la filosofía.   Me he dedicado a la Psicología, en gabinete privado y también a la Enseñanza, en la que he trabajado en orientación y dando clases de diferentes materias, especialmente Lengua y Literatura ya que también tengo estudios de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Completé mis estudios  con un Postgrado en Educación Sexual.   En mi particular cosmovisión de la vida, deseo y me interesa el progreso de la Humanidad, que sólo se consigue con el de cada ser humano particular… Y observo y analizo lo lejos que todavía estamos de alcanzar una humanidad armónica. Nos queda mucho por recorrer pero, a pesar de todo,  avanzamos, aunque no de una forma lineal sino dando vueltas, en espiral y con aparentes pasos hacia atrás. Podemos estar todavía en una fase muy temprana de la evolución. Pensemos que hace todavía muy poco tiempo  que se firmó  la Declaración de los DDHH. Por tanto, aunque siempre solemos quejarnos mucho de lo mal que va todo, y pese a que es cierto que a veces parece desesperante un retroceso en el camino, lo cierto es que hay cosas que cualquiera puede ver que cambian rápidamente con los años. Como dice Benedetti “el futuro llega, lento, pero viene”.   Mi deseo en lo particular, para mi propia vida, es muy simple. Vivir cada día en el presente, disfrutando de las cosas sencillas y de la compañía de los que me rodean (me sentí muy identificada con el famoso artículo de Ángeles Caso,  que lo expresa perfectamente). Disfrutar de la naturaleza, de un buen libro,  de mi familia, un viaje, una reunión de amigos… y  seguir conociéndome, avanzado, evolucionando como persona y colaborando como ser social.   Con respecto a mis intereses vocacionales, como he dicho al principio, me atraen muchos temas: Psicología, Filosofía, Simbología (acabo de terminar un curso de la Universidad de Barcelona), y cualquier forma de arte, aunque siento debilidad por la música (estuve muchos años en coros) la Literatura, la Fotografía y la Pintura.  Me hubiera gustado haber estudiado algo de Física para comprender bien la Física Cuántica, que creo que nos abre nuevos paradigmas sobre la materia y la energía, así como una nueva visión del Cosmos.   Finalmente, para mí, todo está interconectado, y todo es interesante cuando se empieza a conocer y a relacionarlo con lo demás.

1-¿Cómo definirías la escritura? ¿Crees que obedece a un sentir interno, o a una razón estética, ornamental? ¿Cuál es tu viaje en la poesía? ¿Crees que la poesía muestra mucho mejor que la novela, el relato, el mundo íntimo del escritor?   Pienso que para la mayoría de los escritores, escribir es una necesidad. Necesidad de expresarse, de reflejarse a sí mismo y al mundo que le rodea (por supuesto, mirado a través de sus ojos), de contar otras historias que posiblemente no  han sido vividas directamente de una manera “real”, pero que han podido ser escuchadas, observadas o simplemente imaginadas y en consecuencia, de alguna manera, también vividas, incluso si se han dado en el mundo onírico. Por lo tanto, creo que, efectivamente, el hecho de escribir responde a un sentir interno.   Mi recorrido por la poesía comenzó en el año 2009, en el que presenté mi primer libro a la editorial Vitruvio, que me lo publicó: “Pentagramas de agua”. Más tarde, también con Vitruvio, publiqué “La Sombra larga del sol de invierno” (2013) y ahora acabo de publicar con Eirene Editorial, mi tercer poemario llamado “Todos los días de viento”. La poesía, la lírica, expresa emociones y por tanto las refleja más directamente que la prosa. Otra cosa es que lo que quiere expresar el poeta y lo que entienda el lector coincidan.  Si toda literatura es susceptible de ser interpretada por cada uno a su manera, en el caso de la poesía creo que sucede de forma muy especial, por ser ésta más simbólica y subjetiva.    

«Todos los días de viento» obra poética de Isabel Delgado publicada por Eirene Editorial

2.-Tú último libro “Todos los días de viento”, publicado por Eirene Editorial, ¿qué ha supuesto para ti? ¿Qué refleja de tu mundo?¿La psicología te ha ayudado en el quehacer artístico, en la vida? ¿Cómo?  

Mi último libro “Todos los días de viento” de Eirene Editorial podría reflejar una búsqueda personal, un viaje simbólico interno a través de los mitos y los símbolos y a través de ciertas experiencias de la vida. Aparecen en él fenómenos de la naturaleza que reflejan estados anímicos y personales por los que todo ser humano debe pasar en su recorrido; como el viento, que nos habla del movimiento; una suave brisa o un huracán. También está  la nieve, con esa belleza especial del blanco y del frío. O la paz de una puesta de sol.   La psicología me ha ayudado en todo. Me ha formado de una manera muy especial a la que no puedo renunciar y me ha dado una determinada mirada ante la vida. Es curioso notar que la pregunta que se le hace a alguien con respecto a sus estudios o preparación, suele ser ¿Y tú qué eres? Utilizando, de esta manera, el verbo ser.   En concreto, respecto a la poesía, la psicología me da la libertad de saber que escribir puede ser una catarsis, una liberación. Y que es enriquecedor  manejar de manera lúdica  el mundo onírico, la fantasía y las emociones.   En todo lo demás, me ayuda a  comprenderme mejor a mí misma y a los demás.    

3.- ¿Cuáles son tus certezas vitales, tu sentir con los elementos que vives: psicología, poesía, enseñanza?  ¿Cuáles son tus proyectos?  

La Psicología y la Enseñanza son dos campos en los que la relación con los demás es directa y constante y requiere una vocación de ayuda. A veces estas profesiones son algo duras, pero también, muy  gratificantes.   La poesía me atrae por su carácter simbólico y  por lo que tiene de libertad porque, como dice Octavio Paz, con la poesía puedes poner el mundo del revés, crear tu propio universo. Con ella  puedes utilizar los recursos que te dejan salirte de los márgenes de la lógica, de lo establecido, de lo riguroso. Tienes permiso para jugar con el mundo onírico y ensanchar y expandir, de esta manera, el mundo real. Esto pasa con toda forma de arte, pero con la poesía, muy claramente. Me gusta además, por eso en concreto, el verso libre.   Entre mis proyectos en un futuro inmediato  está el publicar otro libro de haikus y  otros dos que ya no serán de poesía, sino de otros temas. También quiero continuar en el mundo de la fotografía donde tengo mucho que aprender.