PALABRAS

"Una mirada lo cambia todo: la perspectiva, la luz, la sombra, el verso... la palabra."

Pura Martín. La naturaleza, los viajes, la luz...

Hace 3 meses / BLOG LOS ZAPATOS ROJOS DE DOROTHY / 0

Fecha de publicación: 23 de junio de 2017


«Vive disfrutando cada cosa de la vida. Muere con las botas puestas y una sonrisa.»

Nací en el mes de julio de 1961, al mes me llevaron a Guinea Ecuatorial, donde estaba mi padre destinado como médico y crecí al abrigo de África y su luz. Me gusta la luz, la naturaleza, los animales, la gente y la vida. A los siete años y algunos meses, volvimos a España y desde entonces vivo en Madrid, me gusta Madrid. Empecé a estudiar Empresariales, pero lo dejé a medias. He trabajado en una gestoría laboral, en el Banco Bilbao, en la Comunidad de Madrid y ahora estoy en el Ayuntamiento, funcionaria "mileurista" por oposición (no tengo padrino…). No tengo un trabajo importante, ni me haré nunca millonaria, lo que tengo que hacer intento hacerlo bien, cumplir con mi trabajo, no le debo nada a nadie y por ello no tengo que devolver favores, ni tengo que hacer algo que no quiera por compromiso con nadie, me da para pagar las facturas y hacer algún viaje de vez en cuando, me va bien.   

Pura Martín con sus tres gatas: Sila, Moss y Wadi.

Me gusta viajar, cocinar, la repostería, las manualidades, las miniaturas y entre ellas las casas de muñecas (me gusta hacerlas, pero no tengo mucho tiempo). Por supuesto disfruto de la lectura, la música y el baile. Aprendí a bailar bailes de salón, danzas caribeñas, claqué… y disfruté dando en alguna ocasión clases. Ahora voy al gimnasio y además de otras clases, hago zumba y hip-hop, otra vez “morir con las botas puestas”. A, me olvidaba de mi amor por las tortugas, lentas pero seguras y elegantes, y de mi colección de tortugas en miniatura que llevo recopilando y recibiendo como regalo desde que tenía unos 10 años... He perdido la cuenta en unos 700 ejemplares (menos mal que no comen).   También estudié gemología, me gustan las gemas, su fuerza y poder que absorben de  la tierra... Me gusta su brillo, los colores intensos, su pureza y transparencia (así tendríamos que ser los humanos).  

La colección de tortugas de Pura tiene más de 700 piezas

1.-Parte de tu infancia la pasaste en Guinea, dado que tu padre fue médico destinado allí. ¿Cómo recuerdas esa etapa y cómo te ha marcado en tu vida?

La verdad es que en Guinea (concretamente en "Santa Isabel", hoy en día "Malabo") solo estuve hasta poco más de los 7 años, muy pequeña para tener grandes recuerdos. En mi memoria está mi clase del colegio, en la que prácticamente todas las niñas eran negras. Ellas eran mis amigas y compañeras, y eso me hizo no diferenciar a las personas por el color de la piel, hoy día esto me lleva a no juzgar a la gente por raza, creencias religiosas o políticas, sino solo por su corazón y forma de ser y a respetar a todos.

Recuerdo la luz del trópico, la belleza y fuerza de los colores, así como la rica fruta tropical, para mí lo extraño eran las naranjas, manzanas y peras. La comida diferente, especiada, picante, con aceite de cacahuete (ingrediente que también se usaba machacado en guisos y salsas)… Las flores y plantas tropicales... y a mi madre enseñándonos a disfrutarlas y amarlas. Las playas de arena negra volcánica, el agua caliente en la cercanía a la orilla y más fría mar adentro, muchas veces las olas venían con fuerza,  y te tiraban dando revolcones, ¡que divertido!, pronto aprendí a nadar y a no tener miedo al agua. Tengo especial recuerdo de la música africana, su ritmo, la fuerza del sonido de sus tambores, que me lleva a disfrutar de la percusión, es imposible no mover los pies cuando oigo, no, cuando siento la percusión. Hoy amo la música en todos sus estilos, y por supuesto la danza. Por último, recuerdo a mi padre con su típica ropa blanca, colonial, tratando amablemente a toda la gente, blanca o negra, y siempre con una sonrisa serena.  

2.- Eres una mujer viajera. ¿Por qué te gusta viajar? ¿Qué te aporta y cuál ha sido el viaje de tu vida hasta el momento?   Por todo, diferencias culturales, gastronómicas (me gusta todo, lo pruebo todo y lo disfruto), los paisajes, las obras de arte… y sobre todo, ver lo fácil que es entenderse con la gente incluso con el problema de la diferencia de idioma. Los viajes son para conocer algo diferente, no por ello peor ni mejor, solo diferente, y te hacen ver lo bueno y malo de cada cultura, que todos tenemos cosas bien y mal hechas. Te quitan el miedo a lo desconocido, a pensar que lo que no es habitual es malo o está mal, te hacen tolerante y respetuoso,  me reafirman en pensar que nada ni nadie es mejor ni peor, solo diferente.   Ufff, he disfrutado de cada país que he conocido, imposible elegir uno, todos y cada uno han tenido algo que quedara siempre en mi memoria y espero seguir disfrutando de más viajes si la salud y el poderoso caballero “don dinero” me lo permiten.    

Pura Martín en Marruecos


3.- ¿Cuáles son tus sueños por cumplir?  

Creo que al ir cumpliendo años me he vuelto poco exigente en el sentido material, y se que no tengo edad para ponerme metas y sueños como escalar el Everest. Además, y esto siempre lo repito, tengo claro que tenemos que disfrutar de cada cosa buena que nos da la vida, aunque sea comerte un chupachús, y que las cosas malas tenemos que pasarlas todos, pero podemos usarlas como aprendizaje y fortalecimiento, intentar que lo negativo se marche cuanto antes, no dejándolo anidar en nuestro corazón. Solo sueño con vivir tranquila, seguir feliz con mi pareja, disfrutar ratos con los buenos amigos y los buenos familiares, y por supuesto que todos, la gran familia mundial, tengamos salud y podamos vivir dignamente. Mención especial a seguir disfrutando de los animales, de esas mascotas que te lo dan todo por un poco de pienso, que te son fieles pase lo que pase y hagas lo que hagas. Por último, sobra decir que seguir viajando, leyendo bonitas novelas y disfrutando de la música y el baile…“MORIR CON LAS BOTAS PUESTAS”.