PALABRAS

"Una mirada lo cambia todo: la perspectiva, la luz, la sombra, el verso... la palabra."

RETORNO A LA MADRE TIERRA

Hace 28 días / Palabras / 0

Fecha de publicación: 22 de diciembre de 2018

En pleno siglo XXI la mayoría de los seres humanos hemos perdido la conexión con la naturaleza.

Nuestro interés está centrado en tener wifi, redes sociales,  móviles más modernos y caminamos hacia una desconexión total de nosotros mismos, de nuestra verdadera esencia.

Los antiguos celtas y otros pobladores ancestrales de nuestro mundo conocían esa conexión con la madre tierra, con sus ciclos y estaciones. Sabían que formaban parte de un todo orgánico, vivo y consciente. 

El ser humano forma parte de ese ciclo como una pieza más. El que podamos pensar, discernir, filosofar no significa que seamos más importantes que el resto de las criaturas y seres de nuestro mundo, o que tengamos el derecho de explotar la tierra como si fuese de nuestra propiedad

Somos malos hijos, porque nuestra madre, la tierra, que nos acoge al nacer y nos abraza en nuestro último viaje es esquilmada una y otra vez. Se usurpan sus recursos para alimentar capitalismos feroces...En ese ansia devoradora por tener, poseer, no solo la herimos a ella, sino a nosotros mismos también. 

Al igual que ninguno de nuestros órganos puede vivir fuera de nuestro cuerpo por sí mismo, el ser humano es parte de esa naturaleza que ahora se ha propuesto devorar. 

Hasta que no comprendamos esto tan importante no encontraremos el verdadero sentido de nuestras vidas, de nuestra existencia. E igual que un órgano marchito, no funcional es extirpado, la humanidad terminará por desaparecer, para que la madre tierra pueda sobrevivir.

Cuando muera, quiero abrazar sus raíces, su musgo interno, sus aguas...No hay nada yermo en la muerte que lleva a la vida. Todo es un ciclo vital infinito